Colmena solar podría acabar con el temido ácaro varroa en la industria de las abejas

Colmena solar podría acabar con el temido ácaro varroa en la industria de las abejas

Esta innovación produce temperaturas tan altas que exterminan a la plaga y no perjudica a las abejas del panal, ofreciéndose como un descubrimiento ecoeficiente libre de químicos.

La varroa es uno de los ácaros más temibles en el mundo de las abejas y de todas las explotaciones apícolas. La plaga produce una enfermedad denominada varroasis y se instala en larvas y crías de abejas, impidiéndoles un crecimiento con peso adecuado. También afecta a las abejas más adultas viviendo en estado forético, absorbiendo su masa corporal.

Se fortalece más en época de invierno, destruyendo a colmenas completas.

Actualmente se utilizan drogas químicas para detener su propagación, pero finalmente terminan afectado más a la propia abeja y desarrollando la resistencia de la varroa. Es por este motivo que un colmenero checo, el Dr. Romano Linhart, ha trabajado en la construcción de un método termo terapéutico para exterminarlas.

Así creó una colmena que funciona mediante la absorción de la luz solar, elevando la temperatura dentro de ella y que las abejas pueden soportar, pero el ácaro no.

“Nuestra meta era crear un método fiable para el tratamiento de varroa sin la necesidad de utilizar un producto químico. Se ha sabido que el ácaro es extremadamente sensible al aumento de la temperatura “, dijo Linhart en un comunicado.

El sistema fue patentado en 2014 y funciona finalmente como una nueva tecnología limpia, que no sólo se compromete a hacer frente a una plaga que ha costado miles de millones de dólares a la industria de las abejas, sino que también aumenta los rendimientos.

“Después de una sola aplicación el número de parásitos se reduce en al menos un 80%, es decir, por debajo del límite que pone en peligro la colonia”, sostuvo en su página web y agregó que luego de su segunda aplicación, se extermina completamente al ácaro, tanto en abejas jóvenes como en crías y larvas.

Además señaló que la tecnología permitió la producción de miel y cera sin residuos de plaguicidas, y que el riesgo de las colonias a morir por la causa de la plaga “desapareció por completo”.

La colmena ha sido objeto de investigaciones universitarias, y testeado en los últimos años por casi un centenar de apicultores. “La colmena es tan fácil de usar que es adecuado para principiantes”, concluyó.

 

Fuente: Portal Fruticola | ElProductor.com

Share this post