Trampa que emula sonidos de insectos podría prevenir el greening en cultivos cítricos

Trampa que emula sonidos de insectos podría prevenir el greening en cultivos cítricos

Esta innovación, desarrollada por científicos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, busca ser una solución ecológica y de bajo impacto medio ambiental para el control de una de las enfermedades más devastadoras en el cultivo de cítricos, transmitida por el psílido asiático.

El Huanglongbing (HLB) es una de las enfermedades que más problemas ocasiona a los cultivos de cítricos en el mundo, generándole pérdidas devastadoras en su producción. Este mal está actualmente presente en Estados Unidos y es en el estado de Florida donde los productores están siendo afectados por uno de los insectos que realiza la transmisión del HLB, el psílido, en su variante asiática (Diaphorina citri), y que mediante sus interacción con los frutos estaría provocando el greening y su propagación.

Con todos estos datos, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, por medio del Servicio de Investigación Agrícola (ARS), están en la búsqueda de un sistema alternativo y ecológico, que no ocasionen impactos a largo plazo en el medio ambiente como lo es actualmente el uso de insecticidas para controlar la población de psílidos.

Desde el ARS, el entomólogo Richard Mankin, posee una amplia experiencia en investigaciones de plagas, y ha observado cómo los insectos responsables de estas transmisiones se comportan en estas situaciones, donde el localizar comida y pareja es parte esencial de esta interacción. Para ello, los bichos utilizan su olfato, vista y el oído.

Ante estas observaciones, Makin, junto a estudiantes graduados de la Universidad de Florida, observaron que  los psílidos masculinos producen zumbidos con sus alas para atraer a la hembra, y cuando ellas respondes ante el ruido, el macho se traslada a donde ella se encuentra. Por ello, decodificaron los patrones de señalización de la plaga y los recrearon de forma electrónica, por medio de un zumbador y un micrófono.

Así, diseñaron una trampa acústica, la cual imita las vibraciones de los zumbidos de las alas de los psílidos masculinos. En el laboratorio, se escuchan estas vibraciones y se responde a una décima de segundo o dos antes de la hembra con una señal falsa, para atraer a los machos a una trampa con un entorno pegajoso.

Para tener total certeza de que este sistema podría funcionar efectivamente en los cultivos de cítricos, el equipo de Richard Mankin está refinando la trampa para realizar pruebas al aire libre este verano.

Fuente:  Portal Frutícola

Share this post